leyenda2016

El sorpresivo estreno de Netflix dejará helados a todos… por lo cuestionable de la propia producción.

Hace 10 años “Cloverfield” se convirtió en todo un fenómeno (para bien o para mal) y ayudó a cimentar la carrera del director/productor J.J. Abrams en las películas de Hollywood. Pero la franquicia, que siempre fue criticada por ser un refrito americano de “Godzilla”, logró encontrar un camino en su secuela “10 Cloverfield Lane”, la cual cambió por completo el tono de la cinta original a hacerla un drama claustrofóbico paranoide con el idilio de muchos Mary Elizabeth Winsted (aka Ramona Flowers en “Scott Pilgrim”). Pero ahora, la franquicia nos lleva a un nuevo horizonte: el espacio.

Es el año 2028, y la tierra sufre una enorme crisis energética, por lo que un programa realizado por varias agencias espaciales ha puesto en desarrollo un acelerador de partículas a bordo de la nave Cloverfield para genera energía infinita al planeta. Sin embargo, pese a las advertencias de algunos teóricos de la conspiración de que este aparato podría generar un portal a otras dimensiones; y dos años de pruebas, la tripulación de la nave enciende el gigantesco aparato sin conocer las consecuencias que esto traerá.

Lamentablemente, y pese a que el mercadeo de la cinta fue una maravilla (en especial con el aviso sorpresa de su estreno durante el Super Bowl LII), el producto final es triste y poco atractivo; al grado que los comparativos con cintas clásicas del terror/suspenso/ciencia ficción como “Alien” o “Event Horizon” son inevitables, y donde “The Cloverfield Paradox” resulta la absoluta perdedora.

La trama, aunque clave para la franquicia, tiene una narrativa muy pobre, con un suspenso mal logrado, cero impacto en las escenas “terroríficas” y muy poco momentos sorprendentes para una producción de este estilo, hacen que la cinta de Julius Onah sea una cinta brutalmente predecible.

El único punto brillante de la cinta, llega gracias a la actuación de Elizabeth Debicki (aka Aisha en “Guardians of the Galaxy Vol. 2”), en su papel Mina Jansen, personaje que a su vez resulta ser lo único auténticamente interesante de toda la cinta.

“The Cloverfield Paradox” resulta tan anecdótica, que en vez de ser reconocida como “la tercera entrega de Cloverfield” será mejor recordada como “la película que se estrenó después del Super Bowl”.

La Cueva califica: 10

Más artículos...