leyenda2016

La muy esperada temporada logró estar plagada con fan-service pero con una trama demasiado obvia.

Una guerra abierta por el Trono de Hierro está a punto de iniciar. King’s Landing /Desembarco del Rey y la recién coronada reina Cersei Lannister (Lena Heady) son los objetivos de una enorme coalición encabezada por Daenerys Targeryan (Emilia Clark) y su Mano Tyrion Lannister (Peter Dinklage). Sin embargo, mientras el mapa político continua su camino, la amenaza al norte de la muralla también lo hace. Jon Snow (Kit Harington), el también recién coronado Rey en el Norte, busca a toda costa juntar los recursos necesarios desde Winterfell/Invernalia para estar listos en la batalla inminente con los Caminantes Blancos.

El invierno llegó… y con ello los momentos más esperados de los fanáticos del show ya no pueden ser pospuesto por más tiempo. Como resultado, la temporada posiblemente se convierte en una de las más emocionantes y concretas hasta ahora del show; la cual aunado a la temporada acortada de siete episodios, dejó poco espacio para los momentos lentos, o de intriga política.

Sin embargo, esto mismo ha genera la sensación de los episodios de van corriendo, sintiéndose muy incoherente en su ritmo, en especial en comparación con las temporadas anteriores. Aunque esto en realidad se una progresión de la velocidad de la narrativa vista desde la temporada anterior, hay episodios en los que se sienten exagerados.

Fuera de este detalle, el show ya entró en un punto de madurez en todo el resto de sus aspectos, como las actuaciones, los efectos especiales, música y dirección; que la hacen una temporada sólida y espectacular, pero cayendo en lo predecible y lo poco sorprendente, que sin duda ha sido una de las características principales de “Game of Thrones” desde el inicio.

Será una larga y fría espera para la siguiente temporada, pero la 7ª servirá como consuelo mientras esperamos el final de esta serie.

La Cueva Califica: 40

Más artículos...