leyenda2016

El capítulo final en la pantalla grande de los polémicos libros de E.L. James llega a una poco destacable conclusión.

El final llegó. Lo que se esperaba desde el estreno de su primera entrega y lo que se reforzó con cada una de sus secuelas ha llegado. Pero queda la conclusión a una de las franquicias más odiadas y mal realizadas con esta última entrega. Así que si eres un seguidor de esta trilogía, te van a llevar a rastras, te da curiosidad lo que contiene esta reseña o eres un fiel seguidor de La Cueva del Nerd que lee todo el contenido de esta página, prepárate para que hablemos de muy mal de la cinta.

Ustedes se preguntarán, ¿que tendrá de nuevo o de que va esta reciente entrega? La verdad es que no de mucho. Christian Grey (Jamie Dornan) y Anastasia Steele (Dakota Johnson) se han casado y se van de Luna de miel. Pero no resulta tan relajante y cómoda esta nueva postura para la pareja sadomasoquista recién casada en la que traen nuevos problemas y mucho drama. Sin entrar en detalles, un miembro del círculo íntimo de la inestable pareja continúa formando conflicto en esta inestable burbuja de celos, inseguridades, y sexo.
 
Primero lo primero, empecemos por donde todos piensan cuando se menciona esta película: su contenido sexual. Un filme como este es vendido como una película de alto contenido erótico, pero para ser sinceros es más un sexo sugerido que está más enfocado en una narrativa con pésimos diálogos y un argumento tan pobre que hace ver a otras cintas dramáticas de pésima calidad dignas al Óscar sin ninguna ceremonia. Se comprende que esta pareja está en una nueva etapa, pero el “sexo” sigue presente en una forma forzada qué pasa más a un segundo plano y sus problemas son el tema principal de esta aburrida pareja. Es tanto el esfuerzo de que esta abarcara con mayor profundidad la situación de la pareja que cae en lo absurdo con una secuencia de acción envuelta en una persecución innecesaria, o un numero musical espontáneo. 
 
Las actuaciones podría decirse que son decentes o si realmente se estaban burlando de que ellos también sabían de que la película era tan terrible como todo la que la conformaba.
 
Pero no todo es tan malo como se piensa. Hay muchos elementos que forman una película, y su valor más rescatable es el de su estética y producción digna de un comercial de Gucci o Swarovski, en el que podría haber sido filmada con un filtro “Noir” para que se viera más “profunda” y “artística”. Y este aspecto les funciona para esta pareja que vive rodeada de sus riquezas menos de lo más importante que es una relación estable.
 
El debate de que tan terrible puede ser esta cinta puede ser interminable, pero es probable qué hay peores. “Fifty Shades” ha llegado a su fin y a complacido a pocos y torturado a la gran mayoría. Con una conclusión tan plana y aburrida que para esas alturas podrían haber utilizado un final como ser amenazados por una raza alienígena sadomasoquista habría sido un mejor final con lo que conforma este filme. Pero concluyamos con su mejor aportación, la cual es la conclusión de estas terribles adaptaciones de E. L. James.
 
La Cueva califica: 05

Más artículos...