leyenda2016

La cinta de 1990, "Flatliners", regresa con una secuela que más que continuar se percibe como un refrito.

Cinco estudiantes de medicina centrados en metas ambiciosas en su carrera caen en una curiosidad que los acerca a un experimento mortal. Courtney (Ellen Page) se involucra demasiado por saber si el cerebro humano sigue en funcionamiento momentos después de la muerte. Para lo que ella y su grupo de compañeros se someten a un proceso en el que detienen su corazón y escanean su cerebro. A pesar de los resultados positivos esto también trae sus consecuencias que acecharán a los estudiantes.

Con un argumento interesante y creativo para su momento, "Flatliners" demuestra que es una película perteneciente a la década de los noventas. Un sci-fi híbrido del horror en el que sutilmente esta cambia de un momento a otro, siendo la característica más sobresaliente del filme. Con tintes de un género slasher, "Flatliners" logra entretener con un sólido segundo acto y un muy desastroso tercer acto. 

Las actuaciones y varios elementos de producción son deficientes, cabe resaltar que las actuaciones de Diego Luna y Ellen Page hacen un intento por rescatar el largometraje. Con una calidad de cinta hecha en la marcha que se pudo haber estrenado en televisión o formato casero.

Los efectos visuales son dignos de un videoclip de YouTube en el que el equipo de edición se percibe enfocado en scare jumps. 

La banda sonora goza de ser un punto a su favor en el que acompaña para encajar en los momentos climáticos y también para formar parte de la película en un plano personal para los personajes.

En conclusión, "Flatliners" resulta ser una secuela que es más que un refrito de la que no iguala a su predecesora, pero resulta ser extrañamente absorbente por su estilo híbrido. 

La Cueva califica: 

Más artículos...