leyenda2016


Eggsy (ahora Gallahad) regresa a la acción en la nueva película de Matthew Vaughn divertida de principio a fin.

El legendario servicio secreto de Inglaterra es ahora víctima de un ataque masivo contra sus agentes. Eggsy (Taron Egerton) y Merlin (Mark Strong), los únicos sobrevivientes deberán buscar ayuda de los Statesman, su contraparte estadounidense para no sólo buscar al responsable del ataque, sino también detener los planes de la nueva zar de la droga Poppy (Julianne Moore), quien ha puesto en riesgo a millones de personas a lo largo del mundo.

De manera similar a como lo vimos en la entrega pasada de “Kingsman”, Matthew Vaughn nos vuelve a adentrar en el mundo de los espías encubiertos de una nueva generación, expandiendo el universo de estos personajes a nuevas fronteras (en todo el sentido de la palabra) de una forma muy divertida y entretenida.

El reparto, que incluye a algunos de los actores de la primera película (que de manera notable tiene el regreso de Colin Firth, en el papel de Harry Hart), también presenta una camada de nuevas adquisiciones que incluyen por supuesto a la villana interpretada por Julianne Moore, Channing Tatum, Halle Berry, Jeff Bridges y la actuación especial del músico e intérprete británico, Elton John. Sin embargo, posiblemente uno de los elementos más destacados en el rubro de las actuaciones de la cinta vine de la mano de la participación de Pedro Pascal (Oberyn Martell de “Game of Thrones”, por si no lo ubican) en el papel del agente Whiskey, personaje que sin duda nos hará recordar muchísimo al mismísimo Burt Reynolds.

Si esto no fuera suficiente, “Kingsman: The Golden Circle” destaca por sí sola por su trabajo de dirección y cinematografía, al llevar el famoso plano secuencia (es decir, escenas que transcurren sin aparentes cortes de cámara) a los momentos de acción, que denota una progresión de lo que habíamos visto en “The Secret Service” en la célebre pelea de la iglesia (si no saben de qué hablamos, les recomendamos que vean la primera película).

Sin ser perfecta en su trama (la cual, resulta ser muy simple), esta secuela de “Kingsman” se instala mucho más en el humor que su predecesora, y curiosamente resulta ser una cinta menos “sanguinaria”, donde la violencia es más sugerida que gráfica; haciéndola la opción perfecta para entretenerse un par de horas en el cine sin mucho esfuerzo.

La Cueva Reseña: 40


Más artículos...